Mi querido Freddy Krueger...

La semana pasada me fui a ver la nueva pesadilla de Freddy y, aunque tenía muchas espectativas con esta pelicula, la verdad, me sentí un poco decepcionado...
Lo primero es lo primero, Robert Englund es y siempre será el Freddy Krueger de mi generación, no lo puedo pensar de otra manera, es que Robert es el rostro de Freddy, sus gestos, todo, todo aquello que dió vida a la pesadilla del personaje, en el ves a alguien enfermo, desquiciado, satánico, sádico, maldito, sientes el placer en sus ojos con cada tortura creíble dentro de cada pesadilla de la cual no puedes despertar... que puedo decir, el sólo se ganó el lugar que ocupa dentro de los más crueles personajes de terror creados en la década de los 80 como Jason Voorhees (Jason), Michael Myers (Hallowen) o Pinhead (Hellraiser) que dejaron como Freddy, películas de culto con infinidad de seguidores.

En la nueva pesadilla del 2010, nos cambian a Robert por Jackie Earle Haley, el patita que hizo de Rorschach, una especie de atormentado investigador privado en Watchmen donde la hizo linda y pensé que podría ser la nueva cara de Freddy, sin embargo, tenía que pasar la prueba, la prueba de "fuego" con el personaje y, a mi parecer, no pasó, no le calzó el traje de Freddy.
Tal vez hubiera sido mejor en el papel Chris Johnson, y chequeen esto como referencia: http://www.flickr.com/photos/36450091@N05/3364974282/in/photostream/
Estuve esperando esta película durante muchos meses, quería saber como sería el nuevo Freddy, si sería tan desquiciado como el anterior, por eso ese jueves de estreno estuve primero en la cola y al primer baboso que me empujaba le clavaba con mis guantes de cuchillas...
El error en este Freddy y lo digo sin temor a ser contradicho, es la falta de expresión el el rostro, este pata no sonrié, no goza y encima parece que el alero del sombrero le bloquea la visión, sus ojos pequeños sepierden en el rostro que permanece la mayor parte de la película a oscuras. El maquillaje es otro punto en contra, esta vez trataron de hacer quemaduras reales en el rostro de Freddy, eliminando los contrastes sanguinolentos del Freddy que todos conocemos, además, el maquillaje al parecer no le permitia hablar, las palabras le salian masticadas a este nuevo Freddy.
Si hablamos de las pesadillas, no son tan elaboradas como solían ser, esta vez Freddy asesina como si de un psicópata se tratara, a sangre fría y sin tapujos, de frente corta las carnes con sus cuchillas, el Freddy de Robert antes de cada muerte, le gustaba entrar en la mente del condenado, jugaba con sus sueños, torturaba hasta el límite de la demencia, gozaba con el dolor infligido a sus víctimas, sentía placer con cada gota de sangre, lo saboreaba y sólo ahi, como éxtasis de su demencia, mataba cual sello orgásmico...
Otra cosa que puedo mencionar es la insinuación de inocencia de nuestro querido Freddy, nos endulzan con la posibilidad de reivindicar al incomprendido Freddy, quizá todo era un invento de los niños de la escuela donde el trabajaba, quizá los padres de estos niños actuaron deliberadamente y mataron a Freddy equivocadamente sin pruebas, quizá hubiera sido un buen giro a toda la historia, quizás, pero no la supieron hacer, la hicieron muy forzada y a la primera insinuación de inocencia, pues, ya se sabía que no sería asi, además, por favor señores, estamos hablando de Freddy Krueger, es imposible pues, Freddy no puede ser inocente y si así fuera, pienso yo, perdería toda la gracia misma del personaje, Freddy es Freddy pues.


ggg

Comentarios

No podría estar más de acuerdo contigo.... no me gusto para nada el nuevo freddy yo creo que sin robert no es lo mismo. Freddy es un sádico torturador que como dijiste su objetivo primario no era solo matar sino gozar con el sufimiento previo a la muerte de sus víctimas.

Entradas Populares

Spiderman y las torres gemelas

La famosa Yunca

Acerca de Terminator Salvation

Embates de la naturaleza… que opinan?

La reproducción parcial o total de cuentos y fotografías publicadas deben llevar una referencia al autor o al blog
©2009 El Blog de Lucy • Jorge Ortega • Todos los derechos reservados