sábado, 19 de diciembre de 2009

La película del año: Avatar

Mi pata James Cameron no podía decepcionar a sus seguidores, el director de películas tan gozadas como Terminator (un clásico), Terminator II (reafirmó el clásico), Alien II, El secreto del abismo, La cinellorona Titanic, Mentiras verdaderas, etc. nos trae ahora otra de sus visionarias películas: Avatar.

En realidad, tenía mis dudas acerca del film, a veces hacen demasiada propaganda y terminas exigiendo una explicación como Condorito (¡plop!), sin embargo este peliculón, será del agrado de todos, tiene aventura, misticismo, romance... de hecho que les va a gustar.
Tanta cosa y no les digo de que trata, bueno... no les quiero malograr el momento pues... está bien, les contaré, pero sólo un poco para no arruinarles el gozo.
Lo primero es lo primero, vayan al cine, antes pasen por el "salad bar" y compren su saladita canchita calientita y su gaseosón, entran a la sala, depositan sus cuatro letras en el asiento, se acomodan y listo, empieza la función.
Esta historia transcurre en la luna de un planeta lejano, al otro lado de la galaxia, cruzando la vía lactea, voltenado a la izquierda y acelerando a velocidad Warp, la luna de Polythemis, Pandora.
Pandora es el lugar soñado para cualquier ser humano, donde la naturaleza se ha desarrollado a su máxima expresión y donde rigen sus leyes. Es un ecosistema complejo donde todos los seres coexisten y viven ligados fuertemente como si todo fuera una célula y cualquier cambio o daño afecta al conjunto.
Esta luna está habitada por la tribu de los Na´vi, quienes respetan las leyes naturales y procuran el equilibrio entre na´vis, flora y fauna particular, cualquier cambio o atropello debe ser compensado, existe el respeto y la creencia que todo aquello que se toma de la madre naturaleza, en algún momento se devolverá.
Resulta que los habitantes de un planera lejano llamado tierra, los humanos, una raza parásita egoísta que sólo vela por sus propios intereses y no mide consecuencias para enriquecerse y lograr poder a pesar de destruir su propio entorno, motivo por el cual su propio planeta está escaso de recursos y muriendo lentamente, llega a Pandora para explotar un mineral que existe en abundancia.
Aquí empieza la historia, un humano controla el cuerpo de un na´vi creado genéticamente (un sonámbulo) y es enviado a aprender de los na´vi para ver de que manera podría expulsarlos de su habitat para que los humanos puedan extraer un costoso mineral bajo los cimientos de su hogar, un inmenso árbol que se levanta imponente hasta las nubes.
Resulta que este humano, Jake, ex-marine guerrero de su raza, se enamora de la naturaleza, la raza na´vi y las costumbres ancestrales lejanas a todo egoísmo e intereses propios, al contrario, para procurar el bienestar de todos. También se enamora y escoge a su propia hembra, Neytiri, y ya pues, hace de este mundo lejano su propio mundo.
Cuando se descubre que Jake tiene ideales contrarios a su verdadera raza, los humanos hacen lo que saben hacer bien: destruir para obtener lo que quieren...
Pero no les contaré más, tienen que ir al cine a verla, es emoción a todo momento y lo mejor de todo, tiene principio y fin, sin dejar puntos suspensivos o historias a medias cortando la emoción...
Otro detalle que no puedo dejar de mencionar, es acerca de la diversidad de animales en esta luna y la característica común de cuatro brazos y dos piernas, además de respirar por una especie de branquias en el pecho, otro detalle, los na´vis tienen cuatro dedos mientras que el na´vi humano tiene los cinco dedos de la raza humana.
Vayan al cine, les aseguro que esta vez me darán la razón... y para ilustrar algo acerca de la parasitosis en la tierra, este videíto:


...
Publicar un comentario

Diario de viaje: Día 9

Llegamos a Cusco a la una y cuarenta de la madrugada, mi idea era ir al terminal y dormir ahí a esperar el bus que sale a las cinco de la ma...

Entradas Populares

La reproducción parcial o total de cuentos y fotografías publicadas deben llevar una referencia al autor o al blog
©2009 El Blog de Lucy • Jorge Ortega • Todos los derechos reservados